Efecto mariposa

23 Abr

Todo inició con un día de estrés inaudito. Martes de cierre es sinónimo de locura total, pero esta ocasión era más estresante porque tenía que irme temprano. Gracias al apoyo de algunos compañeros de trabajo y a que el lunes nos fuimos de aquí casi a la una de la mañana, logré el cometido.

A las 8 de la noche un amigo, mi novio y yo nos vimos afuera de la oficina y caminamos hacia el metro, así como lo leen; George advirtió que era la mejor opción si queríamos llegar a tiempo al concierto tan esperado por él y mi amado. Pues ni hablar, todo con tal de cerrar con broche de oro el ciclo de festejos de mi babyface.

Tras un pintoresco y recreativo recorrido por el metro, de Zapata a Centro Médico y de Centro Médico a Velódromo, salimos a la calle, justo frente a unas canchas de futbol rápido. Respiré y me sentí viva de nuevo, claro, sólo por un momento, porque las manecillas del reloj se acercaban a la hora en que iniciaba el concierto y todo indicaba que tenía que correr, cosa que odio.

Misión 2: Cruzar Viaducto, corriendo y en curva. Los coches no paraban y yo sentía que moriría aplastada, pero mi amigo George fue el salvador, cruzó corriendo la calle y fungió de “viene viene” desde el otro lado. Tras ver la señal de “ya pueden pasar”, Luis y yo corrimos y logramos atravesar la avenida.

Como buena princesa que soy, no me permito dejar el glamour en ningún momento, bueno, la verdad es que sí, de repente, pero en esta ocasión no lo hice por completo, sólo cambié mis zapatillas por unas botas con tacón de 8 centímetros.

Caminamos y caminamos, estuve a punto de azotar contra el piso en dos ocasiones, pero justo cuando iba a gritar “boletooosss, vendo boleto de Museeee”, apareció ante mí la solución a mis problemas “subale, súbale, los llevamos al Foro Sol”.. sí, un bicitaxi.

“Me quiero subirrrrr, por favooooorr, me quiero subirrr ¿sí?”, le dije a mi novio, acompañando la pregunta con una carita tipo el gato de Shrek. No fue difícil convencerlo, más tardó él en preguntar el costo por el transporte que yo en instalarme en el asiento. George nos veía con cara de “¿neta nos vamos a subir?”. Atravesamos una calle como de un kilómetro y el conductor dijo “listo, son 75 pesos”. El peor robo de la historia.

Misión 3: Pasar al Foro Sol sin que los elementos de seguridad interceptaran mi perfume de casi 2 litros, y mi cámara fotográfica. Caminamos rumbo al puente que nos llevaría al Foro Sol, vimos playeras piratísimas y llegamos al punto de revisión. Como buen “tim” que somos mi amigo George y yo, no tuvimos que decir nada, nos pegamos lo más que pudimos, le dio la espalda a la gordita que revisaba las bolsas y pasamos sin problema.

Una vez en el Foro, mi novio (amante, fanático, obsesionado y apasionado a los conciertos) quiso pararse en un puesto para comprar su playera oficial de Muse. Compramos tres, la suya, la de mi hermano y la mía. Caminamos rumbo al acceso A1 y unas chelas se atravesaron en nuestro camino, George compró la suya en el respectivo vaso conmemorativo, Luis pidió su refresco como niño bueno, y yo me mentalizaba para lo que estaba por venir.

Llegamos a nuestros lugares, saludamos a mi suegro, mine, mi cuñada y a su novio; corrimos a una gorda de nuestros lugares y nos dispusimos a tomar algunas fotografías. Poco a poco el Foro se fue llenando, no me asustaba, me sentía tranquila de no estar con la multitud en primera fila.

Se apagan las luces, se enciende el escenario, aparece una torre emulando un edificio, se encienden las ventanas de los departamentos, cae la tela que cubría la torre, aparece el vocalista, George y Luis se levantan de sus lugares cual resortes, me quedó sentada viendo la transformación de mis acompañantes. Basta con decirles que fue como ver nacer a una mariposa, simplemente, los perdí.

Es el segundo concierto al que acompaño a mi amado, pero el primero en el que lo veo transformado. Pasaban las canciones y yo no reconocía ninguna, continuaba sentada en mi lugar que retumbaba, se movía y me hacía dudar si estaba temblando o simplemente era el reflejo de la emoción colectiva. De repente sonó “Starlight”, única rola que me era familiar; me levanté de mi lugar, miré al escenario, terminó la canción y me volví a sentar.

Miraba a mi alrededor y me percataba que no era la única perdida en el limbo, mi suegro declaró que no volvería a presenciar un concierto en dicho lugar, mine parecía disfrutarlo, y mi cuñada y su novio, igual que yo.. observando.

Cuando terminó el concierto, ellos tenían las pilas más que recargadas, uno dijo “de aquí al tenampa”, mientras otro expresó “me quiero poner una peda”… y yo, sólo quería mi cama.

Fue toda una experiencia el concierto de Muse, no niego que los chicos son talentosos y me gustó mucho su juego de luces y escenografía, pero si no hubiera sido por los dos especimenes que brincaban, bailaban, me pedían que me levantara y cantaban, hubiera salido corriendo de ahí.

Y sí, ya sé, a muchos les hubiera encantado estar ahí, pero yo sólo repetiría la experiencia con tal de verles nuevamente las caras a mi bebé y a mi tim.

Firma

Anuncios

5 comentarios to “Efecto mariposa”

  1. In phidelio 23 abril, 2010 a 2:05 AM #

    1) ¿Quién se va en tacones a un concierto? 2) Falso que sólo te sonara "Starlight". Por ahí había otra que me habías dicho que conocías y te latía: "Undisclosed Desires".3) Quiero indicar que en el metro me aplicaste el arrimón inverso, es decir, la pompa ataca en reversa. Fui víctima y, aún así, no fui chacal. Qué tipazo, me cae.4) Creo que será más fácil que vayamos al Tenampa que verte con la playera de Muse puesta.5) El bicitaxi lo pagué yo.6) Olvidaste contar la "ganga" de los 5 pesos de tu tim. Anécdota básica de la me citada velada.7) Love ya.PS: La autora no tiene los derechos de la fotografía que ilustra este post mamador.

  2. Mafer 23 abril, 2010 a 4:27 PM #

    jajajajaja… yo conozco a alguien que se llevo tacones a Universidad a un partido pumas cruz axul jajajajaja… YO TE APOYOOOO SIS JAJAJAJAJA….priceless tu historia, aunq la neta es q ya me toco vivir esto contigo jajajaja.. loveuuuuuuuuuuuu

  3. MAJO 23 abril, 2010 a 10:12 PM #

    aplausos

  4. tip 27 abril, 2010 a 2:08 AM #

    los seres humanoss se transforman en circunstancias particulares. hay que encontrar la nuestra solamente

  5. Anonymous 28 abril, 2010 a 4:41 AM #

    uffff habria pagado lo que sea por ver a muse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: