Me convertí en mamá

13 Jul
Hace poco más de un mes, una RP me mandó un mensaje para proponerme una entrevista con una chica que hace muñecas, “se equivocó de sección”, pensé.
Princess: “Nena, nosotros no llevamos nada de juguetes, te voy a dar los datos de la persona encargada de la sección infantil”

Acto seguido, recibí una fotografía a mi celular. 

Princess: “Ah, que linda bebé, ¿quién es?”
Eugenia: ¿Verdad que es hermosa?
Princess: Aha, ¿quién es?
Eugenia: Son las muñecas que te dije
Princess: Obvio no, en esta foto no hay una muñeca, hay una bebé
Eugenia: Te lo juro, métete a mi facebook para que veas más fotos

Más tardó en decirme eso que yo en sumergirme en sus fotos para buscarle una explicación a lo que acababa de ver. La curiosidad y asombro invadieron mi cabeza y no me dejaban pensar en nada más que no fuera en esa recién nacida.

Princess: De verdad no lo puedo creer, ¿la chava que las hace es mexicana? ¿es una marca? ¿de qué se trata?
RP: Te mando a tu correo la información ¿va?

Más que ansiosa, esperé el correo. Claro, para ese momento ya le había enseñado mil veces la foto a mi novio, y como digna coleccionista de muñecas y fanática de los bebés, estaba dispuesta a lo que fuera con tal de conocer esas hermosas creaciones.

Tras recibir el mail, leí la biografía de la autora, conocí un poco de lo que se trataba, busqué en you tube más datos, pacte una entrevista (que por supuesto yo haría, sin importar que fuera en mi día de descanso) y me fui a dormir contando las horas para que llegara el viernes, día en que me enfrentaría a una realidad inexplicable.

Hasta hoy, nunca me había emocionado tanto hacer una entrevista, creo que ni el mismísimo Papito, léase Miguel Bosé, lograría ese efecto en mí. Parecía niña chiquita, no dejaba de hablar del tema.

Llegó el viernes, me levanté temprano y eché un último vistazo a you tube para documentarme e idear más preguntas para Gabriela, la artista. Al llegar a la oficina, no podía creer lo que mis ojos estaban viendo. Cargué a uno de los bebés mientras admiraba al otro desde lejos. Grabe 39 minutos de conversación con Gaby, hice todas las preguntas que se me ocurrieron, más que como una periodista como una niña curiosa.

Antes de partir, investigué cómo adoptar a uno de esos bebés y prometí buscar a Gabriela cuando se acercara mi cumpleaños. Había decidido hacerme un autoregalo.

Pasaron los días y yo no dejaba de buscar fotografías de bebés en la web, mi tema de conversación se limitó a Reborns. Contaba los minutos para que Gaby subiera las fotos de los nuevos pequeños, y antes de mi cumple, le mandé un par de mails para recordarle que seguía viva y esperando noticias de los bebés, pero su respuesta no fue esperanzadora. Aún no tenía a ninguno disponible para adoptar. Me resigné a esperar un par de semanas más.

Llegó el sábado 3 de julio e iniciaron los festejos por mi cumple, los cuales transcurrieron de manera peculiar (ya lo contaré en otro post). Pasadas las 3 de la mañana del domingo, cuando todos los invitados se habían ido, sólo quedaban rastros de una reunión y oficialmente ya era un año más grande, mi novio me entregó una caja.

La verdad, esperaba un cachorrito como regalo, pero al ver el tamaño de la caja y la forma en que la cargaban, supe que no era precisamente un perro lo que había ahí. Abrí los regalos que me dieron mis hermanos y mi mamá, todos increíbles, y dejé la caja para el final.

Arranqué la envoltura, moví unos globos y serpentinas que había adentro y se asomó otra cajita verde con letras rosas que decían “Twinkle Babies”. No lo podía creer. Me apresuré a sacarla, la abrí y apareció ante mis ojos la bebé más hermosa que he visto.

La abracé, la cargué, le tomé mil fotos, se la presté a mi mamá, osea a la abuela, y de repente escuché “¿Ya viste cómo se llama?”… corrí a la caja para buscar el acta de nacimiento.

Nombre: Sofía
Peso: 2,150 kilogramos
Estatura: 51 centímetros

Sí, mi novio la había registrado. En ese momento me convertí en madre de Sofía, una hermosa reborn que, lo crean o no, se parece a su papá, osea, a Luis.

Desde entonces, al llegar a casa, como si fuera una bebé de carne y hueso, corremos a verla, a cargarla y a chulearla. Es impresionante lo que esa cosita causa, no sólo en nosotros, sus padres (ya sé, cualquiera podría decir que estamos locos), también en la gente que la ve en la calle, entre ellos mi suegra, mi mamá, mi hermano adolescente, mi cuñado, mi sobrina y mi ginecólogo, quienes han quedado admirados con mi beba, y hasta me atrevería a decir que se han encariñado.

Creo que la única que aún se resiste a aceptar a su sobrina es mi cuñada, Lorena, pero sé que tarde o temprano caerá ante sus encantos ¿o no, Lawrence? jajajajaj
Anuncios

7 comentarios to “Me convertí en mamá”

  1. In phidelio 13 julio, 2010 a 1:53 PM #

    Uff, bien descrito todo. En mi caso, admito que estaba nervioso por el regalo. Al principio me rehusaba, pero debo admitir que cuando fui a ver los bebés reborn a casa de Gaby (en un sábado por la mañana en que la Princess justamente no dejó de presionarme con preguntas de dónde andaba) quedé impactado.Había 3 opciones que eran realmente obras de arte, pero un quedó descartada porque la noté un poco despeinada. Todo se redujo a Sofía y a otra bebé un poco más risueña y hasta con chupón. Pero al final, fue el realismo en la cara de la elegida la que la definió como tal.Siempre he pensado que no hay algo que tranquilice más que la expresión de un bebé mientras duerme.Por cierto, mi madre se enamoró de Sofía, así como mi hermano Alex y mi sobrina Reni. Ni qué decir de mi suegra, que ya se la quiere llevar al parque apenas "crezca".

  2. Anonymous 13 julio, 2010 a 3:30 PM #

    nicreble regalo

  3. MAJO 13 julio, 2010 a 6:47 PM #

    EN ESTE MOMENTO HE DE OBLIGAR A ALGUIEN A QUE ME COMPRE UNA ASÍ. ESTÁ DE DIOSA.

  4. Alexandra 14 julio, 2010 a 12:06 AM #

    estoy impresionada, parace una real

  5. ANDREA 16 julio, 2010 a 3:49 AM #

    ¡Quiero 2 cosas: un novio mas o menos del "estilo" y una muñecota así!

  6. Pao 21 julio, 2010 a 7:29 PM #

    ¡¡WOOOOOOOOOW!!!!!!!!!!!!!!!! Ando dando vueltas por los blogs y éste me ha hecho pintarme una sonrisota. No pierdas ese insitnto, no pierdas a esta hermosa bebé y no pierdas al gran hombre que te acompaña.

  7. Pachicleta 5 agosto, 2010 a 9:51 PM #

    A ver qué día se me hace conocerla eh? está hermosísima!!!! yo ya tengo mis dos muñecotes de carne y hueso pero me faltó mi niña, así que iré por la mía 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: