Aprendiendo a ser padres

6 Feb

No hay escuela para padres, pero qué razón tenía mi suegro cuando nos decía “tomen cualquier curso o taller que encuentren sobre padres e hijos, crianza o pareja, nunca están de más, todos sirven”.

No sé si nos creíamos expertos o, por el contrario, éramos demasiado inexpertos, pero jamás se nos ocurrió tomar un curso de psicoprofilaxis, es más, nos negamos a ello pues de antemano sabíamos que mi hijo nacería por cesárea y lo consideramos innecesario. Qué error, creo que nos hubiéramos ahorrado muchas dudas si hubiéramos asistido a alguno, pero el hubiera no existe, así que de una u otra forma, desde que nació Bam Bam hemos intentado resolver nuestras dudas.

En los últimos dos meses, pero intensificada en las últimas dos semanas, nuestra máxima preocupación respecto a nuestro hijo era el tema del sueño. Buscábamos la forma de que durmiera toda la noche, pero poco nos preguntábamos por qué no lo hacía.

Probamos muchos tips y remedios. Baño con agua de lechuga, gotas de melisa y lavanda, música relajante, crema “dulces sueños”, leche caliente, taparlo, destaparlo, luz tenue, oscuridad, arrullos, colecho, un muñeco de apoyo, chupón, y no sé cuántas cosas más que estoy olvidando en este momento, pero nada parecía funcionar.

No faltaron por ahí las personas que me sugirieron dejarlo llorar, pero ese era el único método que no quería aplicar, pues como buena madre, había leído cientos de blogs de mamás pro crianza con apego que satanizaban a los padres que dejan llorar a sus hijos, e, incluso, afirmaban que eso causa en los niños grandes traumas.

Por otro lado, también encontré cientos de páginas que mencionaban los beneficios de dejar llorar a un niño. Pero conforme más leía, lo único que lograba era confundirme más.

Mi preocupación ya no era mi falta de descanso, ni la de mi esposo, sino la falta de descanso de Bam Bam, pues ni en el día recuperaba el sueño.

Una de las tantas veces que comenté en tw la pésima noche que había pasado tras varios despertares de mi hijo y pedir auxilio, una mamá tuvo a bien recomendarme a una señora que podía ayudarme a que Bam Bam durmiera mejor. Sin saber su especialidad o a qué se dedicaba, decidí llamarle. Me explicó que su modo de trabajo era asistir a la casa para ver el entorno, rutina, hábitos y otras cosas importantes. Sin dudarlo, pacté una cita con ella y esperé ansiosa a que llegara el día.

Tras entretener a mi hijo varios minutos para que no se durmiera, llegó la tan esperada visita por mí y por mi marido. La saludamos, se presentó (fue cuando me enteré que es educadora, psicóloga y psicoterapeuta) y conforme pasaban los minutos y la escuchaba, me llenaba de confianza y tranquilidad.

Mientras escuchaba atenta lo que le contaba sobre el nacimiento de mi hijo y su corta vida, observaba el comportamiento de Bam Bam, y el nuestro también. Cuando el sueño venció a mi gordo, nos fuimos a platicar a la sala, nos hizo algunas observaciones de lo que había visto y nos puso algunos ejemplos para que comprendiéramos de lo que hablaba.

“¿Cuando viajan en auto, qué carretera les da más seguridad, una que tiene señalamientos, incluso cuando los desvían, o una en la que prácticamente ustedes tienen que ir descubriendo los atajos y caminos? Es decir, ¿la libre o la de cuota?”, preguntó. “Pues la de cuota, con señalamientos”, contestamos. “Pues bien, con los niños es igual. Los límites les dan seguridad y los van guiando en la vida. No me refiero a ser un sargento mal pagado, simplemente a establecer límites”, dijo.

“A ver, si vas a un centro comercial y preguntas el precio de unos zapatos, ¿regateas?”, me preguntó. “Obvio no, son precios establecidos, precios fijos”, contesté. “Aha, y si vas al mercado?”, volvió a preguntar. “Pues, quizá sí, dependiendo del vendedor”, respondí. “Así es, con los niños pasa lo mismo, si tu hijo ve que a veces pones ciertas “reglas” y a veces tú mismo las rompes, te verá como el vendedor del mercado e insistirá hasta obtener el precio que él desea”, comentó.

Más o menos así fueron los diálogos que entablamos, todos nos hicieron reflexionar. Nos hizo varias preguntas y al final llegó a una conclusión, Bam Bam despierta porque sabe que en la noche es cuando están ambos padres, no por necesidad de alimento.

En ese momento, sorprendidos, Luis y yo volteamos a vernos en señal de aceptación. ¿Cómo no lo habíamos pensado antes? ¿Y qué podemos hacer ante ello?

Fue entonces cuando comenzó a darnos una serie de sugerencias y nos propuso una rutina. Como creo que no hay mejor consejo que el instinto de madre, y él me decía que todo lo que acaba de escuchar era lo mejor para mi hijo, inmediatamente pregunté “¿podemos comenzar desde hoy?”, pero recibí un no como respuesta. “Definitivamente no porque no se lo dijeron a él”. Sí, así como suena y tan absurdo que se escucha para muchos, teníamos que explicarle a Bam Bam que aplicaríamos unos cambios en su rutina y en
nuestro comportamiento, que nosotros también nos reeducaríamos.

Así que tras platicarlo con él, el sábado comenzamos a aplicar los cambios y la rutina, y estamos felices con los resultados, Bam Bam ha pasado mejores noches, está más sonriente y tranquilo, y nosotros también.

Y bueno, antes de despedirme, compartiré algunas de las cosas con las que nos quedamos al finalizar la sesión y espero les sirvan.

1. Aprender a interpretar el llanto. Un bebé en condiciones óptimas (bien alimentado y saludable) no necesita tomar leche en la madrugada después de los seis meses. Si bien ya lo había escuchado, incluso de mi pediatra, no había entendido la importancia. Cuando un bebé despierta en la madrugada y llora, es importante interpretar su llanto. Muchas veces las mamás, erróneamente, lo interpretamos como “hambre”, cuando la mayoría de las veces no es así. Si cuando el bebé llora a media noche le ofrecemos leche inmediatamente (sin saber realmente si su despertar es por hambre), le estaremos enseñando a solucionar su tristeza, angustia o enojo con comida.

2. Tiempo de calidad. El tiempo que pasamos con nuestros bebés es básico para su seguridad, desarrollo y formación, y no necesariamente mucho tiempo es sinónimo de bueno. Lo importante es pasar tiempo de calidad, prestarles atención y olvidarnos un rato del celular, la computadora, las redes sociales, la televisión… ¿Cuántas veces estamos sin estar? Lo importante es centrar nuestra atención en ellos.

3. Ser una guía. Los límites son buenos al igual que las reglas y es importante ser constantes, pero, sobre todo, enseñar con el ejemplo. Algo también importante es que las rutinas les dan seguridad a los bebés, sobre todo a la hora de dormir.

4. La comunicación con nuestro bebé es básica. Es importantísimo hablar y explicarle todo a los niños, por más pequeños que sean. Aunque a veces nos cueste trabajo aceptarlo, los bebés son extremadamente inteligentes y entienden perfectamente lo que les decimos, sobre todo si nos apoyamos con el lenguaje no verbal. Por ejemplo, me parecía irrelevante explicarle a mi hijo de 8 meses en dónde trabajaba, hasta que la psicóloga me preguntó si alguna vez se lo había contado o que si le platicaba cómo me sentía.

5. Autoanálisis. En ocasiones, se dice que los niños tienen “mamitis” o “papitis”, pero es importante analizar si en nuestro caso es el bebé quien pide que se le cargue en todo momento o es NUESTRA necesidad de hacerlo. OJO, no está mal cargarlos, besarlos y apapacharlos, pero ellos también necesitan su espacio para jugar, para explorar el mundo y demostrar sus habilidades, como gatear, sentarse, pararse y jugar, y no significa que los dejemos a su suerte. Significa compartir con ellos, pero de otra forma.

Anuncios

14 comentarios to “Aprendiendo a ser padres”

  1. Jazmin Flores 7 febrero, 2012 a 2:46 AM #

    Le platique a mi esposo todo esto y también la platica previa que tuvimos donde nos contaste como te había ido, la verdad esas cosas nosotros las hacemos, pero la mayoría él las sugería, resulta que lo que aprendió fue también por un psicólogo, educador que conoció en un diplomado de coordinación de habilidades, yo estaba embarazada y él platicaba mucho con él, de hecho lo recordé y pensé que era mujer, hasta pensé que era la misma que nos platicaste, pero no, porque fue un hombre, pero muchas cosas que platicaban fuera del horario de clase tenían que ver con eso, incluso le comento que en algún momento trato a un bebé que fue un niño no deseado y que siempre lloraba, sus padres cubrían todas sus necesidades, vieron especialistas, pero él bebé no dejaba de llorar, hasta que él trato a toda la familia y descubrió que el bebé sentía que no había sido deseado, que sus papás se amaban, que tenían un buen trabajo, pero que no planearon tenerlo y en sus creencias no pudieron abortarlo, así que lo tuvieron pero la verdad es que no lo amaban, es una triste historia, pero que es verdad, tienes razón nadie nos enseña a ser padres y tal vez lo que me funciona a mi no te funcione a ti, pero lo bueno es que cada día trabajas por buscar el bienestar de tu hijo. Te mando un beso y ya dejo de escribir, porque si no también voy a sacar un post dentro de tu blog. 🙂

  2. in phidelio 7 febrero, 2012 a 3:06 AM #

    Poco a poco, ahí la llevamos. Ha sido un fin de semana (largo) importante e interesante. Nuestro bebé ha salido mucho, ha paseado con nosotros y se ha comportado como un campeón en el momento de la verdad: la noche.Apenas vamos para la tercera prueba, pero confiamos en que todo seguirá bien. El amor bien canalizado lo puede todo.

  3. Anonymous 7 febrero, 2012 a 5:58 PM #

    Realmente me encanto conocerte y que hayas compartido todo esto, creo que tomaré los consejos! Como papis primerizos a veces sucenden cosas que no tenemos idea de como manejarlas y las personas tienen miles de opiniones y consejos, pero pues los nenes no son iguales y los papis tampoco. A veces me siento regañada y la peor mami del mundo por lo que leo. Y si, me arrepeinto igual de no haber tomado algún curso tanto de papas primerizos como de lactancia. Pero bueno, espero ir tomando algo de cada una de uds y buscar ayuda como tu lo hiciste, de ser necesario. Gracias por compartir❤! Lux じ

  4. Lau 8 febrero, 2012 a 5:22 PM #

    Yo si creo en que debe haber una rutina para seguir :), desafortunadamente nosotros no podemos aplicar alguna por la locura y carrera que vivimos, alguna vez mi madre me dijo, hay deberías decirles que te entreguen a la niña ya bañada y dormida, pobrecita se la pasa viajando y duerme muuuy noche (normalmente duerme entre 11pm y 12am), a mi no me cayó nadita en gracia el comentario; en primera porque tengo 1 hija a la que veo muy pocas horas entre semana, conforme avanza la semana cada vez menos y eso de verla dormida siempre dudo que forme una relación sana a largo plazo y luego creo que bastante apoyo recibo de la familia de mi esposo como para delegarles oootra responsabilidad más.Particularmente pienso que para nosotros sería imposible tener una hija que duerma a las 8pm si hay días en los que ni siquiera he salido del trabajo, así que nuestra rutina va mas o menos así, llegamos a casa de mi suegra, convivimos un poquito y nos vamos a casa, cenamos (si es que no cenamos con ella), baño y a dormir; si, si no veo a mi hija esos minutos cuando?, como te decía alguna vez hay días en que no recuerdo si despertó o no porque colechamos, estoy segura que en algún momento tendremos un horario más decente.Me llamó la atención el comentario de platicarle sobre tu trabajo a Bam Bam, la verdad es que yo si lo había hecho (claro no con ese fin tan específico), es decir no le he platicado propiamente que hago, pero si trato de decirle que voy a trabajar, y si es el día de cierre más pesado le digo, mañana no voy a estar tooodo el día y buena parte de la noche, te portas bien con tu abue y trata de dormir temprano, el lunes vamos a estar juntas tooooodo el día y nos vamos a divertir mucho. No había escuchado que existiera algún tipo de "superniñera" por estos rumbos.Que gusto que puedan ir encontrando una rutina que cubra sus espectativas y haga feliz a su familia 🙂

  5. Yaneth 9 febrero, 2012 a 4:04 PM #

    Llegué aquí por una pregunta que me hiciste en otro blog, por cierto, disculpa el haberme dado cuenta tan tarde. El caso es que me ha encantado esta entrada. Gracias por compartir los consejos, en algunos me vi tan reflejada…Yo soy de las que siempre le comenta las cosas a mi hijo antes. Muchos me han dicho que no hace falta pero yo si lo hago, lo incluyo en todo y estoy segura de que él lo entiende, de alguna u otra manera siempre me lo ha demostrado. Y es comunicación que tenemos, estamos sentando las bases y fomentándola. Gracias de nuevoY ahora paso a contestarte la pregunta que me hiciste en otro blog sombre un libro que recomendé "Un árbol crece en broocklyn". El libro es precioso, muy bien escrito, con muchos matices y que resalta a la mujer en la familia. Te lo recomiendo enteramente. Disculpa si no te doy mas datos pero es que no me gusta mucho contar los libros jajaja. Te dejo este link por si quieres echarle un vistazo:http://www.lecturalia.com/libro/20519/un-arbol-crece-en-brooklynPor último, decirte que me quedo por tu blog para seguir leyéndote. Saludos! 😉

  6. La Escribidora 9 febrero, 2012 a 4:21 PM #

    Gracias muñeca, después de mi post en tu blog, tienes todo el derecho de escribir los que quieras acá jajaSí, es increíble los cambios que se logran con la comunicación!!! 🙂 Y que feo lo de la historia que cuentas, me recordó a la película "Tenemos que hablar de Kevin" (creo que ya la quitaron de cartelera, rentala en cuanto puedas)

  7. La Escribidora 9 febrero, 2012 a 4:22 PM #

    Pues todo ha salido súper bien! No podemos pedir más.. tenemos un bebé completamente feliz, tranquilo y que nos ama, al igual que nosotros a él! Una gran familia!

  8. La Escribidora 9 febrero, 2012 a 4:23 PM #

    Muchas gracias, linda, igualmente! Y me alegra que te sirvan de algo mis tips y experiencias, finalmente es uno de los objetivos de compartir estos post, ayudarnos 🙂

  9. La Escribidora 9 febrero, 2012 a 4:29 PM #

    Sí, hay veces que es muy complicado por nuestro estilo y ritmo de vida, por ello siempre digo, lo que nos funciona a unos a otros no, por eso hay que respetar todas las formas, estilos y tipos de crianza, nadie mejor para saber lo que necesita y es óptimo para sus hijos que los propios padres.. lo que sí te puedo decir, que justo lo comentó la psicóloga, hay casos en que vemos más por nosotros que por ellos.. tú lo mencionas.. si se duerme antes.. ¿a qué hora la veo? y en ese caso tendrías que pensar si para ella está bien esperarse y dormirse a esa hora, o realmente necesita dormirse antes….. pero como lo acabo de escribir, nadie mejor que tú para saberlo!

  10. La Escribidora 9 febrero, 2012 a 4:30 PM #

    No tienes que agradecer, la idea es que mis líneas sirvan también a otras mamás, así aprendemos todas ;)Muchas gracias por la recomendación, suena muy interesante, lo buscaré en cuanto pueda, espero encontrarlo por acá.Un abrazo grande y muchas gracias por pasar por acá.

  11. Elisa 15 febrero, 2012 a 7:17 PM #

    Acabo de descubrir tu blog y me he sentido identificada con tu post. tuvimos que recurrir a un especialista y cambio de habitos (aprox 3 semanas) y también hemos tenido resultados positivos. Esto de ser padres primerizos, a veces uno hace todo al revés de lo que se debiera. Tomaré tus tips, para ver si se complementan , gracias por compartirlos!

  12. Vivi de MamásyBebés 18 febrero, 2012 a 3:17 AM #

    Dicen que el que busca, encuentra y me alegro que todo haya resultado como lo deseaban…

  13. Sussy Nava 22 febrero, 2012 a 8:49 AM #

    Como muchas otras Mamis me siento altamente identificada contigo y con tus vivencias aunque no soy mamá primeriza síno mas bien de 4 y dos de ellos son pequeñas pirinolillas que les toco vivir la peor parte de mi, una enfermedad crónica, por eso es que a mi particularmente me inquieta que mis niñas no lleven una rutina del todo, así que aplicare tus tips que buena falta nos hacen, vaya toda mi admiración y cariño para ti

  14. Otero 15 marzo, 2012 a 11:00 PM #

    Jajaja! Mateo tenía el mismo cambio de comportamiento los fines de semana -cuando estamos los dos con él-. Cálmense con sus buenos blogs los dos, eh, jeje. (Saludos a Luis).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: