Mujer, madre… ¿esposa?

22 Feb

 

Una de las razones por la que me divorcié (en mi primer matrimonio) fue por la falta de comunicación, convivencia e intimidad. Había días que sentía que la canción tan popular “Detrás de mi ventana”, de Yuri, había sido escrita especialmente para mí y basada en mi historia.
Silencios continuos, detalles nulos, nada de convivencia y noches frías eran parte de mi día a día, hasta que decidí poner fin a esa historia. Intenté todo por mejorar la relación, pero, defintivamente, una pareja es de dos, y creo se necesita de ambos para mejorar las cosas … y sólo de uno para empeorarlas.
El día que firmé mi divorcio, me prometí no permitirme nunca más volver a sentirme como en aquellos meses, cuando la soledad era mi compañera incondicional… y la tristeza la ocasional.

Años después, cuando conocí a Luis, dentro de aquella plática que duró 12 horas, le conté acerca de mi sueño de convertirme en madre y tener una familia. “El tener hijos no está en mis planes; yo nací para vivir en pareja”, me contestó. En ese momento me pareció el ser más extraño sobre la tierra. “¿Vivir en pareja?”… ¿de qué hablaba? pero como en ese momento apenas comenzábamos a conocernos, no le di importancia a su comentario; total, seguro iba a encontrar a una mujer que compartiera su filosofía de vida, a mí qué.
Semanas o meses después, cuando comenzamos una relación, volvió a salir el tema y cada uno insistía en su postura. Yo, moría por ser madre; él, pareja. Así pasaron los primeros meses, cada uno en su canal, sin discutir, sin aprobar nada.
Poco antes de embarazarme, un día se sentó a explicarme a qué se refería con “ser pareja”. “Muchas veces las mujeres, cuando tienen hijos, se olvidan de ser pareja, de ser esposa… y la relación se va apagando”, palabras más, palabras menos, ese fue el mensaje.

Ese día me quedé un poco confundida, para mí era muy claro que una cosa era el esposo y otra el hijo, que no tenía relación y no había por qué descuidar o cambiar a uno por el otro. No entendía bien su temor o por qué decía eso.

Cuando nació Bam Bam, sobra decir que fue un sueño hecho realidad para mí. La emoción y alegría invadieron mi ser, así como los nervios y temores. Ese 7 de mayo no recordé la frase de Luis “ser pareja por siempre”.

Pasaron las semanas, y el cansancio poco a poco fue apoderándose de mí. Cada vez tenía menos energía, me sentía gorda y desesperada por no entrar en mi ropa, por no ver la silueta que yo quería en el espejo, por no tener tiempo para ir a la estética para arreglarme las uñas y teñirme el cabello, por no poder ir al cine, al teatro o a comer con alguna amiga sin tener que levantarme, mínimo, 5 veces de la mesa. Los días se me hacían cortos para hacer todo lo que debía. Lavar y doblar ropa, arreglar la casa, hacer la comida, bañar al bebé, darle de comer, arreglarme y, además, meditar día y noche si debía o no regresar a trabajar.

Cuando regresé a la oficina, los días duraban menos, tenía que dividirme en mil partes. Cumplir con mis obligaciones laborales, hacer todo lo posible y lo imposible por establecer una lactancia exitosa, comer en dos minutos o en el rato que Bam Bam se durmiera, cuidarlo, bañarlo…. y todos los demás quehaceres de una “señora”.
Comencé a hacer lo que era más cómodo para mí, escudándome en “es lo mejor para el bebé”. Y así, sin darme cuenta, me fui olvidando de esa parte, del ser pareja. Poco a poco comencé a hacer lo mismo que años atrás me habían hecho y que había terminado por romper mi matrimonio y derrumbar mis ánimos.

Cuando mi esposo llegaba a casa, le contaba cuan cansada estaba, a veces llorando, otras tratando de contenerme. Cuando él intentaba abrazarme, yo sólo quería dormir… y ni qué decir de tener relaciones, era tema prohibido. Él tenía que entender que yo era un coctel hormonal. Qué injusto me parecía que no me entendía, que no se ponía en mis zapatos.

Pasaron algunos meses, y un día Luis aprovechó la oportunidad para abrirse y decirme lo que sentía. Fue entonces cuando comprendí a lo que se refería con “ser pareja y no olvidarse de ser esposa”. En efecto, en mi lucha constante por ser la mejor madre, me había olvidado de ser la mejor esposa. Yo creía que con estar despierta cuando él llegaba del trabajo estaba cumpliendo, con ofrecerle algo de cenar y medio arreglarme los fines de semana cuando íbamos a salir.

Muchas veces no nos damos cuenta de los errores que cometemos hasta que nos enfrentamos con una realidad desconocida, que nosotros mismos vamos construyendo con nuestro actuar diario. Nos olvidamos de aquella frase “en las buenas y en las malas”, del “para toda la vida”, de los detalles, de las palabras, de decir “te amo” no sólo al recién nacido, también a la pareja. Dedicamos nuestro día y noche a esa personita que vemos indefensa, olvidándonos que esa persona que parece ser fuerte e indestructible también es humano y necesita cariño y atención, y más allá de ello, es nuestra pareja, a quien elegimos y con quien decidimos compartir nuestra vida.

En ocasiones, nuestra venda es tan grande, que no nos damos cuenta que nosotros mismos somos quienes ponemos el escenario perfecto y abrimos la puerta para la llegada de un tercero. Y sí, creo que muchas veces por eso fracasan los matrimonios, porque nos olvidamos de ser pareja y nos dedicamos a ser madres.
Es más, muchas veces, nos olvidamos de ser mujeres.

Hoy por hoy estoy convencida que si no tienes un balance y equilibro en todas las partes que componen tu vida, una de ellas termina fracasando.

Anuncios

16 comentarios to “Mujer, madre… ¿esposa?”

  1. Lu 22 febrero, 2012 a 7:08 AM #

    Me pasa lo mismo. Admiro tu valentia para "exponer" y compartir tu situación, que sin duda, sera muy parecida a la de muchas de nosotras. Antes de que bbzote naciera decia que "primero es la pareja y despues el bb" y que "habia que acoplar al bb a nuestra forma de vida, no al reves"… Obviamente lo decia cuando no lo habia tenido aun en mis brazos. Me he tragado mis palabras y he hecho todo lo contrario. Sin duda la llegada del primer hijo es un parte aguas para el matrimonio, y a como puede resultar una hermosa y dificil enseñanza, también puede resultar el fatirico fin. Para poder ser las super mujeres (madres, esposas, profesionistas, etc) que deseamos ser, alguno de esos roles tiende a descuidarse y para mala suerte escogemos el mas importante. Triste pero cierto.

  2. in phidelio 22 febrero, 2012 a 11:21 AM #

    Mi esposa no me dejará mentir. Cuando nosotros iniciamos, una de las cosas que le dije que no deseaba, entre otras, era una televisión en la recámara principal. Sucede que, cuando uno ni siquiera lo imagina, la costumbre suele aniquilar las relaciones de un modo tan silencioso como letal.En realidad, todo esto que ella describe como insistencia mía en no dejar de ser pareja responde a un consejo que me dio mi padre hace no mucho tiempo, con los muchos años de experiencia que me lleva. Siempre procurar el equilibrio en tres cosas.. mi tiempo, tu tiempo y NUESTRO tiempo. Gravísimo error si el primero se descuida, gravísimo si el segundo y gravísimo si el tercero. Parte todo de ese balance.Nuestro amor por Rodrigo es enorme, grandísimo y aplicado día a día y hora a hora, pero el mayor beneficio que le podemos dar, y no tengo duda en esto, es la suma y unión de sus padres. Miente quien cree que a un hijo le beneficia cualquier cosa a costa de todo, no señores y señoras, los hijos no se benefician de cosa mayor que ver a sus padres felices. De ahí extraen el ejemplo más importante de sus vidas y maman la noción de que "es posible amarse y ser feliz". Si no creyéramos mínimamente en esta misión, simple, no nos casaríamos ya.Tarde es mañana, tarde es al rato, tarde es creer que una mujer o un hombre deben esperar a que las cosas se estabilicen y los bebés crezcan. Eso no terminará, así que por favor, dejemos de estar poniendo pretextos que lo único que provocan son pequeños daños y tumores en una relación… hasta que esa bola silenciosa se ha vuelto un cáncer incurable… por no haberse extirpado a tiempo.Nada tan triste como ver un tumor de costumbre. Hay que reinventarse día a día, hay que ser amantes locos, amantes renovados, amantes intensos, amantes con memoria y amantes con perspectiva.

  3. Any 22 febrero, 2012 a 3:20 PM #

    Tienes TODA la razón en lo que dices, es muy complicado criar un hijo y mantenerse como pareja. Como dice Lucy igual yo pensaba que nuestro hijo venía a acomodarse a nuestra vida y no al revés y acabé tragándome mis palabras porque mi vida nunca volvió a ser igual y nunca lo será.Pero si hay algo que es verdad es que mediante los niños crecen las necesidades y libertades van cambiando, poco a poco podrán retomar las actividades de pareja y compartir otras como familia. Es importante mantener el equilibrio, pero yo aún con casi 8 años juntos me las veo difícil… pero no imposible! Besos y abrazos!

  4. Diana 22 febrero, 2012 a 5:00 PM #

    Creo que el ser pareja significa: apoyo. No nadamás limitarse a tener relaciones o atender al marido. Gracias a Dios tengo un marido que me entiende, trata de hacerlo. Y el convertirse en madre, es eso.. un cambio radical, y no se puede esperar que la relación de pareja siga siendo lo mismo. Siento que al tratar de que todo sea como antes se cometen varios errores como aplicar métodos com el de estivill para que el bebé no moleste y puedan ser "pareja" de nuevo, no dan pecho, literal porque durante el acto sexual, se escurre la leche y a muchos hombres eso les produce asco, y mil ejemplos más te podría dar. El hombre como pareja, debe apoyar y entender, es nuestro soporte en todo aspecto. y la maternidad-paternidad, no es la excepción. El vivir en pareja es cosa de 2.. no solo responsabilidad de la mujer que tenga que dividirse en 1000 partes para ser mujer, esposa y madre. Aquí interviene el padre.. cómo? en nuestro caso mi marido me apoyó enormemente, voy a hablar de cuando llegó nuestro primer hijo… cuando llegaba él de trabajar, me daba chance de meterme a bañar en lo que él cargaba al bebé, o por las mañanas al bañarse, él se metía a bañar al bebé para que yo no perdiera tiempo llenando la tina.Él se levantaba en las madrugadas del viernes y sábado a arrullar al bebé (antes de practicar colecho),él lavaba ropa y trastes los fines de semana en lo que yo doblaba a ropa o me mantenía pegada al bebé.. y como terminaba rapido el de hacer esas cosas (mas rapido que yo, pues yo lavaba 2 trastes y tenía que cargar a mi bebé, lo dejaba, lavaba un traste y de nuevo porque quería comer.. y así….) él al ayudarme con todo eso, me daba tiempo para relajarme un poquito y descansar y al estar yo relajada y descansada; obviamente estaba de mejor humor, receptiva y mas dispuesta a mimar a mi esposo. A lo que voy es que siempre se le achaca la falta de intimidad, a la esposa…CONTINUA….

  5. Diana 22 febrero, 2012 a 5:02 PM #

    la esposa siempre descuida al esposo por la llegada del bebé, pero no nos ponemos a pensar, qué se puede hacer para ayudar con eso? me choca que alguns hombres se pongan en el apel de víctimas y digan: mi esposa me descuidó por la llegada de bebé, porque sí he visto casos muy de cerca, y se quejan amargamente y yo les preguno: y tú qué hiciste para que eso no sucediera? cambiaste pañales en las madrugadas? lavaste trastes y ropa? ayudabas a recoger los juguetes del bebé? hacías la comida de vez en cuando? noo, pero cómo va a ser? si la mujer es la que se encarga; quieren lo esposos llegar a su casa, todo arregladito, nada de tiradero, bebe bañado y limpio, cocina limpia, esposa bañada y arreglada y dspuesta para una noche de pasión, no importando si ella tuvo un día difícil donde el bebé no la dejó ni ir al baño, o ni comer….o hay esposos que de plano llegan, y se sientan en el sofá a ver la tele, la esposa haciendo cena, lavando trastes y ropa, ella le da al bebé para que lo cargue en lo que ella termina, el bebé se hace y qué hace el marido: oye! ya se hizo, cambialo..ok, contesta la esposa, te encargo que cheques la cena.. y el marido qué hace? se molesta porque está cansado. osea cómo? él ya terminó de trabajar!!! y es aquí donde entra el mas grande error: el creer que ser padre de familia significa ser solo proveedor. No se vale exigir si no ayudas. Así de sencillo. Quieres que tu matrimonio sea el de antes? no tengas hijos!! quieres que tu mujer tenga tiempo para ti? ayuda!!! coopera! involúcrate!! dspués de 10 años de matrimonio, 3 hijos de 10 años, 4 años y 1 año, mi marido y yo siempre hemos tratado de apoyarnos, él es mi soporte, así como yo soy el de él. tiempo juntos? lo buscamos, no se puede en la cama? ´pues buscams otros rincones de nuestra casa, tiempo para platicar? pues esperamos a que se duerman nuestros 3 chiquitos.. siempre lo espero a que llegue de trabajar, así sea en la madrugada para platicar si él lo quiere, pues a veces anda tan estresado del trabajo, …CONTINUA 2..

  6. Diana 22 febrero, 2012 a 5:03 PM #

    que necesita platicar conmigo, o para hacer el amor así sean las 3, 4 de la mañana, o simlemente para abrazarnos sin decir palabras..no lo niego, a veces se cae en la rutina, pero es fácil salir de ella echandole ganas los 2.. sí LOS 2, n solo una parte.. no solo la esposa, los 2 debemos echarle todas las ganas del mundo, aun con bebés se puede tener tiempo para la pareja, la cosa es buscarlo. Siempre debe haber apoyo incondicional…los problemas existirán siempre, lo que importa es la manera de resolverlos. Yo gracias a Dios tengo un marido precioso que es todo para mí!! mi apoyo,mi soporte….yo soy ama de casa, y como mencioné, tenemos 3 hijos, y mi marido desde que nació nuestro primer bebé se ha involucrado en todo lo que puede!!

  7. Jessica Ivett 22 febrero, 2012 a 5:15 PM #

    Cierto lo que dicen..muchas nos identificamos con tus palabras, y estoy igual de segura que ustedes que si la relación de pareja se descuida, aun que sea por los hijos..llega un momento en que todo termina, y a quien mas daño le hacemos es a los hijos..entonces el "sacrifico" que haces por ellos se vuelve contra ellos!..y muchas mamás creo que no lo ven así y anteponen todo por sentirse "las super mamá"Gracias por compartir todo eso, tanto tu como tu marido me parece que están en el canal adecuado. 🙂

  8. La Escribidora 22 febrero, 2012 a 5:41 PM #

    Gracias por compartir tu caso, Diana. Completamente de acuerdo en muchos puntos que mencionas, como el que ellos también deben apoyar . COmo lo dije en el inicio del post, la relación es de dos ys e necesita de ambos para mantejer las cosas bien o como queremos.Yo también tengo la suerte de tener un gran marido y excelente padre que me ayuda con los cambios de pañal, nos turnamos una noche y una noche si es que mi hjo despierta, los fines de semana se lo lleva a pasear para que yo duerma un poco más… y bueno, mil cosas más que puedo presumir o compartir. Esto es cuestión de dos, pero es cierto que las mujeres muchas veces nos olvidamos de esta parte de ser esposas y centramos todo nuestro mundo en nuestro hijo. No creo que una cosa esté peleada con la otra. Es cuestión de administrarse y darse tiempo para todo. Creo que se puede ser la mejor madre y la mejor esposa…

  9. La Escribidora 22 febrero, 2012 a 5:44 PM #

    Muchas gracias por tus palabras. Y sí, yo también tenía una idea completamente distinta de cómo iba a educar a mi hijo y cómo íbamos a manejar las cosas en casa, pero cuando nació.. todo cambió. Afortunadamente, la comunicación y el que mi esposo se abriera y me explicara sinceramente lo que sentía, ha ayudado a mejorar las cosas y a que yo le preste más atención a él y a mi relación. Porque como él dice, somos un ejemplo en todo el sentido de la palabra para mi pequeño Bam Bam.

  10. La Escribidora 22 febrero, 2012 a 5:44 PM #

    Completamente de acuerdo. Gracias por ayudarme a ser mejor cada día.

  11. La Escribidora 22 febrero, 2012 a 5:47 PM #

    Gracias por pasar, Any. Y sí, todo cambia cuando llegan a nuestras vidas. Concuerto en que conforme pasan los años las demandas de los niños cambian y poco a poco puedes retomar ciertas actividades, pero no creo que sea necesario que los niños tengan 5, 10, 15 años para que volvamos a ser parejas.. justo cuando los hijos crecen y se van de la casa, es cuando a veces las personas se dan cuenta que de su matrimonio, no queda nada.. no saben de qué hablar, no saben pasar momentos juntos.. no saben ser pareja!

  12. Lau 22 febrero, 2012 a 6:26 PM #

    Definitivamente este es de mis post favoritos, una fibra sensible a todas las mujeres, influye mucho el que queremos ser super mujeres y pues noooo… estoy de acuerdo con todas en que es cuestión de los 2 y mucho con Any en que depende de cada familia e hijo el como se van adaptando las actividades al paso del tiempo, como todo es importante para cada familia ir a su propio ritmo JUNTOS, es de esas cosas que uno siempre desea mejorar, por eso creo que definitivamente yo sigo buscando ese balance, es un estira y afloja para encontrarlo 😀

  13. in phidelio 23 febrero, 2012 a 5:17 AM #

    Es una lástima que Diana haya entendido mal todo. Nadie dijo que sólo la mujer tenía la pbligación de atender al marido, tampoco dice que todo se limite a relaciones sexuales. Todo mundo está de acuerdo en el apoyo y en que es de 2. Las parejas se descuidan como pareja, e incluyo a los dos. No se necesita NO tener hijos para mantener un buen matrimonio como antes. Cuando habla esta damisela de que los hombres deben involucrarse, creo que piensa que su marido es el único que lo hace y que el mundo no ha empezado a cambiar. Hoy lo afirmo, ni las mujeres están ya al amparo del hombre ni los hombres son los proveedores exclusivos. Hay que actualizarse un poquito. Eso que dice Diana de que los hombres se victimizan porque son reemplazados no es una queja, es una realidad en muchas familias. Te lo puede decir la autora, varios hombres se han desahogado con esto. Hay que ser menos arcaicos en los modos de abordar el tema, el mundo está cambiando.

  14. Ishamommy 23 febrero, 2012 a 11:17 PM #

    La vida es un constante aprender, algunos aprenden a un ritmo, otros aprenden sólo algunas cosas y asi, lo importante es serte siempre fiel, es decir, que tu mente, corazón y acción concuerden con lo que tu crees, ser una persona integra. A mi punto de vista lo estas haciendo de maravilla, tanto lo que cuentas como madre, como esposa y lo poco que te conozco como amiga. Se vale equivocarse y luego revindicar, te mando abrazos! Son una hermosa familia 🙂

  15. Ariatna: Mamá Kozmiqa 29 febrero, 2012 a 10:31 PM #

    Hola!! me identifique mucho con este post!tienes toda la razon muchas veces nuestros hijos ocupan todo nuestro pensamiento, todo lo q hacemos es x ellos y para ellos pero nos olvidamos d ser mas mujer y esposa!!yo descuide mucho a mi esposo x mi hijo, tanto mi esposo como yo veiamos a nuestro hijo como lo mas importante y nos olvidamos d osotros como pareja :/ tanto q nuestro matrimonio estuvo en la cuerda floja y llegamos a punto del divorcio pero gracias a platicas y mas situaciones vimos q aun nos amamos y empezamos a poner d nuestra parte para mejorar todo y darnos nuestro espacio para sr papás esposos, amigos, amantes, profesionistas y tener un espacio para estar solos o con amig@s 😉 todo marcha mejor desde que descubrimos tantas cosas q un hijo nos hace olvidar!!te felicito por tener claro esto q parece simple pero es muy importante!!un beso.. 😉

  16. antonio avalos galvan 24 abril, 2017 a 7:32 AM #

    querido amigo(a) quiero decirte algo yoseria feliz con una esposa que es como la antes mensionada. quiero tener una esposa , una madre que cuide de mis hijos y una ama de casa. y estoy dispuesto a ayudarle en las actividades domesticas y con nuestros hijos, para tener tiempo para nosotros como pareja, pero mi realidad es que mi esposa no sabe cuidar de mis hijos ,es madre por engendrarlos pero no por atenderlos.no es mujer de hogar, no tiene iniciativa ni voluntad dearreglar la casa, no sabe nada de cocina, ni nada referente al hogar o casa. como esposa es una descuidada, no atiende loque ocupo.de ropa personal una cama con sabanas sucias. que no dan ganas de dormir a su lado.haaa pero si es una mujer que solo piensa en sexo . que pena que lo antes mencionado me quite el sen tir de estar con ella y hace que pierda o se termine el amor por ella. , no tengo la madre para mis hijos ,no tengo una ama de casa. ni tengo una esposa. a quien amar festejarle su trabajo llebandola a cenar a un restaurant y salir apasear de dia o de noche. amarla quererla respetarla seriamos felices, aclaro que no quiero una criada o trabajadora domestica. solo con quien conpartir nuestra preciosa vida que es corta, y se esta perdiendo y el tiempo. espero y esto ayude a algunas mujeres a pensar en sus hijos , esposo y hogar. dirigiendome con todo respeto a todas las mujeres que dignamente cumple con su funcion , pero esto es lo yo vivo, gracias por darme la oportunidad de escribir esto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: