¡Es niña!

4 Jun

Desde chiquita soñaba con ser mamá. Me encantaba vestir y peinar a mis muñecas. Y, obviamente, mi mayor ilusión era tener una niña.

Cuando supe que estaba embarazada de mi primer bebé, escuché mil veces la típica pregunta “¿qué quieres, niño o niña?”. Mi respuesta inmediata era “niña”. Me imaginaba su recámara rosa decorada con princesas por doquier o mi colección de muñecas de Anne Geddes y otras especiales como Sofía, de Twinkle Babie.

Iba a las tiendas y me quedaba horas embobada viendo los vestidos, zapatos, diademas, conjuntos y demás monadas que hay para las chiquitas. La anhelaba tanto, que llegué a convencerme que el bebé que esperaba era una niña. A tal grado que, el 31 de diciembre de 2010, cuando nos dijeron que quien crecía dentro de mí era un varón, me quedé en shock y tardé un par de semanas en asimilarlo.  Claro que dos años después, puedo decir que tener un niño ha sido lo mejor que me ha pasado, pero esa es otra historia.

 

Con el segundo embarazo, que en gran parte fue sorpresa, vino de nuevo la misma pregunta “¿qué quieres?” incluso había quienes no preguntaban, sólo decían “ojalá sea niña para que tengas la parejita”.

Muchos matrimonios y mujeres sueñan con tener “la parejita”, pero no era mi caso. Para mí, antes que mi deseo por tener una niña en casa estaba mi ilusión e intención de que Bam Bam tuviera un compañero de juegos, de vida. No quería ser egoísta y pensar en lo que yo quería, así que dejé de soñar con habitaciones rosas y comencé a buscar fotografías e ideas de decoración para recámaras de hermanos (hombres).

 literas-2      images

Empecé a ver las múltiples ventajas de tener dos varones, como ser la única mujer en la familia, llevarlos a las mismas actividades, montar sólo una habitación, por lo menos hasta que ellos pidieran la propia; reutilizar la ropa y accesorios azules que tengo y varias cosas más, pero, como dicen por ahí, “¿Quieres hacer reír a Dios? cuéntale tus planes”. Confirmé que aunque uno traza su camino y destino con sus decisiones, hay otras que no dependen de nosotros, como el sexo de un bebé.

A la semana 12, ya comenzaban las preguntas sobre el sexo, mismas que despertaron mi curiosidad dormida y, con el pretexto del viaje de mi hermano, me hice un ultrasonido ver si me decían, pero no, el doctor no quiso dar ni pista ni porcentaje, mucho menos asegurar algo. Simplemente, no dijo nada del tema.

Terca y necia como soy, a la semana siguiente me presenté en otro lugar para que me hicieran un segundo ultrasonido. Le expliqué a la técnica que mi interés era conocer el sexo de mi bebé, pero, a la vez, no quería que me lo dijera. Se me había metido en la cabeza la idea de un “gender reveal cake” y como mi mamá, alias la Reina del Norte, hace pasteles, tenía que aprovechar esa ventaja.

Me fue explicando las partes del cuerpo de mi bebé, sus medidas y, de repente, me dijo que creía saber el sexo, que era casi seguro, aunque no un hecho. Lo anotó en un papel, mismo que después mi ginecólogo le hizo llegar a mi mamá a través de una fotografía y, cuatro horas después, estaba mi pastel horneado y decorado.

 imageok

Ese día era la comida de despedida de Edgar, así que nos reunimos los hermanos, mi esposo y mis sobrinos en casa de mi mamá. Tras una comida deliciosa, de esas que acostumbra a preparar la Reina, apareció el pastel ante nosotros. No podía contener la emoción. Por un lado quería niño, pero por otro, en lo más profundo de mi ser, sabía que moría por una niña.


image2

 

Tomamos el cuchillo entre mi marido y yo, partimos el pastel y al sacar la rebanada y ver el color del pan no pude evitar gritar. ¡Rosa!, era rosa, lo cual revelaba que mi bebé es una niña. Luis y yo nos abrazamos, nos dimos un beso y todos se mostraron felices.

 la foto

A la semana siguiente, aún con una pequeña cosquillita y el deseo de que no se hubiera equivocado la doctora, fui a hacerme un tercer ultrasonido a otro lugar para ver si con 17 semanas podían confirmarme el sexo, pero salí corriendo, con el corazón en la mano y más ansiosa de cómo llegué, pues la “doctora” que me realizó el estudio me zangoloteó la panza y casi gritó diciendo que no le escuchaba el corazón, seguido de respiraciones ruidosas y aspavientos, lo cual me parece más que impropio para un médico.

Y concluyó diciendo, “para mí que es niño, aunque no sé porque tiene las piernas cruzadas, mejor ni digo nada”. La quería matar, la odié y debí reportarla, pero fue en lo último que pensé en ese momento, salí corriendo, le marqué al médico que siempre me realiza los ultrasonidos, ese que no se aventuró a decir nada del sexo la semana 15, para ver si me podía recibir esa misma mañana, pues al día siguiente salía de viaje, y accedió.

Llegué al consultorio, le comenté que me habían hecho otro estudio, pero al saber el lugar a donde había ido, prefirió que no le diera detalles ni le contara lo que me habían dicho. Me advirtió que al menos que estuviera 100% seguro, no me diría del sexo.

Lo primero que hicimos fue escuchar su corazón, cuya frecuencia era perfecta, y después se dirigió al área de las piernas. Tras unos 10 segundos, alzó la mano para “chocarlas” conmigo y dijo hacia el micrófono (porque graba todo el estudio con todo y audio y explicaciones) “muy bien, aquí tenemos a una hermosa niña”.

Y volví a respirar al saber que todo está perfecto, incluyendo su corazón. Y sí, es niña.

image4

Anuncios

9 comentarios to “¡Es niña!”

  1. KarLee Gore 4 junio, 2013 a 10:53 PM #

    Que linda historia!
    Muchas felicidades a mi apreciado amigo Luis Carrillo, al pequeño Astronauta y a la linda mamá!
    Yo soy mami de 3 niñas y te puedo decir que son lo mejor del mundo, coquetas, cariñosas, limpias, tiernas, muy consentidoras y celosas con el papá así que Inphidelio estará muy querido.

    Que Dios los Bendiga!

  2. inphidelio 5 junio, 2013 a 2:16 AM #

    Yo no me conocía en lo absoluto antes del Astronauta, y ahora, con nuestra nena, puedo decir exactamente lo mismo. Si bien no ha nacido, sé que viene algo maravilloso detrás de esa panza. Habremos de conocernos ahora como padres de una bebita que nos volverá locos. Pero no me gusta hablar antes de tiempo, así que, tal y como sucedió con Rodrigo, ahora es momento de esperar meramente a octubre. Y verla, y vernos, y sentirla, y sentirnos. Nada como conocerse y redescubrirse con los planes de Dios.

  3. Rebeca Carrillo-Michels 6 junio, 2013 a 1:57 PM #

    Hola queridos sobrinos Janet y Luis.
    Que hermosa noticia. Y si bien uno como madre siempre tiene sus preferencias al final del dia el deseo mas fuerte y sincero es tan solo tener un bebé saludable. Que hermoso detalle de tu mamá. Que bendición que todo este caminando bien. Como madre de 3 hijas y un hijo. Te puedo decir que tanto las niñas y los niños tienen sus encantos y muy pero muy de vez en cuando te muestran sus no- encantos. Realmente cada hijo/a nos vienen alumbrar nuestra existencia de una manera muy especial y cada uno/a nos llena de felicidad de acuerdo a su escencia.

    Solo bendiciones y mucho amor entre ambos y su familia son mis mejores deseos.
    Rebe

  4. Liliankyar 6 junio, 2013 a 4:33 PM #

    Felicidades!!! que bella noticia y me encanto la forma en la que se enteraron con el pastel!!! Me identifique con lo de desear un niño para compañero de juegos del primogenito pero lo cierto es que cualquier sexo de un bb es una gran bendicion!!! Te mando un fuerte abrazo! Ya tienen pensados nombres?

    • La Escribidora 6 junio, 2013 a 4:58 PM #

      Gracias, Li. Sí, es un gran regalo para los tres y yo más que feliz con mi muñeca! Mil nombres, ninguno decidido. Un beso y gracias por leer.

  5. Cielitolito 7 junio, 2013 a 12:08 PM #

    Que linda manera de transmitirnos tu experiencia, felicidades y que sigan las bendiciones. Ya quiero que sea octubre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: