Gracias, amiga 

29 Mar

Hace casi tres años inicié un nuevo proyecto dentro del periódico, sin imaginar el aprendizaje, buenos momentos y logros que tendría con él, pero, sobre todo, que ese proyecto traería consigo una gran amistad.
Aparentemente muy diferentes, lo único que creí que compartíamos era la maternidad, pero desde la primera plática, en un autobús, durante tres horas, descubrí que teníamos más cosas en común de las que hubiera podido imaginar. 

Las primeras semanas de trabajo juntas fueron largas y complicadas jornadas, las suficientes para comenzar a compartir nuestras vidas, sueños, miedos, metas y más.
Poco a poco el tiempo se fue encargando de unirnos. Dejamos de ser compañeras de trabajo para convertirnos en cómplices, compañeras de lágrimas, risas, preocupaciones y, especialmente, en grandes amigas.
Un día, de la nada, decidimos que queríamos comenzar a correr… lo platicamos, empezamos a entrenar y lo logramos. Una, dos, tres… ya no sé cuántas carreras se sumaron a nuestra lista de metas cumplidas, y con ellas muchas satisfacciones, medallas, fotos y anécdotas.

Hoy es nuestro último cierre editorial juntas, por ahora, y, aunque seguiremos en la misma empresa y sé que la amistad permanecerá por siempre, me invade la nostalgia… Voy a extrañar cada miércoles, nuestras platicas de escritorio a escritorio, las risas, consejos, bromas, los cafés y hasta el “bullying laboral” mutuo.

Gracias por enseñarme tanto, como que se puede preparar una ensalada con carbos en la oficina, que 10 kilómetros no son nada si se corren junto a una amiga en tutú, que cualquier oso es válido en compañía, como saltar mil veces frente al ángel hasta que salga la foto; que las decepciones y tristezas son inevitables en esta vida, pero con una amiga a un lado es más fácil recuperarte; que te puedes perder de la ayuda en una mudanza por no contestar un WhatsApp, que hay personas que llegan a tu vida para enseñarte algo y otras para quedarse… y así podría hacer una lista interminable, pero, sobre todo, me enseñaste que la amistad existe en las buenas, en las malas y en las peores…
Gracias por tanto, Sil… que a partir de mañana inicies una etapa que te permita seguir coleccionando buenos momentos, experiencias, logros, pero, lo más importante, que sigamos compartiendo cada uno de ellos.

Fue un placer trabajar contigo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: