Archivo | Uncategorized RSS feed for this section

Gracias, amiga 

29 Mar

Hace casi tres años inicié un nuevo proyecto dentro del periódico, sin imaginar el aprendizaje, buenos momentos y logros que tendría con él, pero, sobre todo, que ese proyecto traería consigo una gran amistad.
Aparentemente muy diferentes, lo único que creí que compartíamos era la maternidad, pero desde la primera plática, en un autobús, durante tres horas, descubrí que teníamos más cosas en común de las que hubiera podido imaginar.  Sigue leyendo

Feliz cumpleaños, hija

19 Oct

Mi coshi coshi,

No puedo creer lo rápido que pasa el tiempo, y la mayor prueba son tú y tu hermano. Antes de ser mamá, al final del año solía hacer un recuento de los logros, aprendizajes, alegrías… en resumen, de los momentos positivos a lo largo de los 12 meses. A veces eran muchos, otras pocos, pero desde que ustedes nacieron, sus logros son míos, así que la lista es interminable, las sonrisas innumerables; los aprendizajes, muchísimos, y la felicidad, indescriptible.

Me emociona ver una y otra vez las fotografías de cuando estaba embarazada, recordar cómo te sentía cuando te movías en mi vientre y cómo contaba las horas para tenerte entre mis brazos y ver en carne y hueso a la muñeca que me volvía loca con sus cachetes en los ultrasonidos.

Sigue leyendo

¡A vivir!

10 Jun

Nada más terrible que enterarse de una muerte, aunque no sea familiar ni persona cercana.

Hoy quedé impactada al leer la nota de una chica que por un error, el cual más bien llamaría estupidez, perdió la vida tras un balazo en la cabeza, pues unos policías se equivocaron y la confundieron con una asaltante. Eso sucedió en México y no en una zona “peligrosa”, como se podría pensar. Fue Condado de Sayavedra, una zona residencial del Estado de México, y pudo haber sucedido en cualquier colonia.

Una chica, joven, por cierto, quien, por lo que he visto en las redes, era simpática, trabajadora, carismática y súper positiva. Pero más allá de los detalles, de saber cómo era y de cuestionar enormemente el trabajo de esos “policías”, que, a mi parecer, aún si hubiera sido una ladrona la que conducía el auto no tenían por qué haber disparado, la lección es, aunque suene trillado, vivir la vida como si fuera el último día porque nadie la tiene comprada. Sigue leyendo

Pásame la escalera

5 Abr

Nunca había apreciado tanto el aire contaminado de está ciudad antes del sábado pasado.

Después de una comida familiar por el Día del padre en casa de mi suegro y tras ver el partido Italia vs Inglaterra, mi cuñada, mi cuñado, mi sobrina, Luis, Rodrigo, Julia y yo estábamos listos para partir a nuestras respectivas casas. Mi suegro, muy amablemente, al vernos cargados hasta el copete –entre bolsas, pañalera, cuadros, portabebé y demás–, se ofreció a acompañarnos al estacionamiento.

Del piso 15, pretendíamos bajar a PB y a S1, pero para no variar, el pequeño amante de los números, o sea Rodrigo, presionó el 1. Llegamos a ese nivel y justo ahí comenzó la aventura.

“¿Quién baja aquí?”, preguntó Luis.

Todos, al unísono, con tono de “duuuuuh”, le contestamos que ninguno, cuando se volvió a subir y se cerró la puerta, nos percatamos de que el elevador no se movía. Ni para abajo ni para arriba, pero tampoco se abría. Sí, estábamos atorados. ¡Madres! Sigue leyendo