Archivo | Vida Saludable RSS feed for this section

Una princesa corriendo

11 May

Mis recuerdos de la clase de educación física en la primaria, secundaria y prepa se resumen a una imagen: yo, sentada en el patio, junto a alguna amiga o amigas. Cuando de formar equipos para jugar básquet o futbol se trataba, era la última en ser elegida. Tod@s sabían que el deporte y yo no éramos precisamente buenos amigos. Es más, le tenía pavor a los balones. Y de correr, ni hablemos. Apenas caminaba unos 30 metros y empezaba con un dolor de caballo insoportable. De hecho, muchas veces mis profesores me mandaron trabajos de investigación o hasta maquetas para no reprobarme, pues se dieron cuenta que era un caso perdido.

Mis papás tampoco destacaron por ser las personas que más se ejercitaban en la vida. Ah, pero eso sí, el doc cada que tenía oportunidad me decía “ponte a hacer ejercicio”. Yo creo que de ahí mi odio a cualquier actividad física, excepto la danza. Esa sí era cosa aparte, pues como buena niña con sangre de artista, siempre me encantó todo lo que tuviera que ver con baile, con pararme en un escenario y recibir aplausos. Eso sí era de princesas, el ejercicio no. Sigue leyendo

Anuncios

Para chuparse los dedos

18 Ago

Actualmente se escucha mucho la palabra “vegano”, pero aún hay quien no sabe muy bien de qué se trata. Hace unos meses, después del nacimiento de mi hija, cuando decidí volverme vegetariana, yo también desconocía su significado.

 

Recuerdo que cuando llamé a la clínica en la que la doctora Claudia Zapién da consultas, me preguntó la recepcionista si quería ser “vegana o vegetariana”, menos mal que no vio mi cara de “what?” porque se hubiera burlado de mí.

 

Ser vegano va más allá de la alimentación, es una cultura de respeto, por lo que las personas que eligen adoptar este tipo de alimentación no comen carnes ni derivados de animales o, como diría mi querida René, no comen cadáveres, pero tampoco visten nada de piel ni usan productos que hayan sido probados en animales. Incluso, les importa mucho que los alimentos sean locales y sustentables, es decir, que sean hechos y cultivados en el País, además de preferir lo orgánico, pues, además de los beneficios a la salud, es menor el desperdicio.

Sigue leyendo